Fotografía subacuática

No estamos acostumbrados a ver lo que ocurre bajo el agua. Por eso, las fotografías subacuáticas nos llaman tanto la atención.

La fotografía subacuática además de divertida, resulta fascinante. Las fotos que tomamos bajo el agua nos enseñan un mundo del que normalmente no disfrutamos y que puede ser asombroso.

Pez payaso

Hacer fotos bajo el agua no resulta técnicamente fácil y necesitamos un equipo especial que nos permita tomar las fotografías sin dañar nuestra cámara.

Equipo necesario

1. Cámara sumergible: Lo primero que necesitaremos es una cámara que sea capaz de sumergirse en el agua y funcionar sin sufrir daños. Estas cámaras están perfectamente selladas por lo que el agua no podrá entrar al interior de su mecanismo y estropearlo. En el mercado existen multitud de modelos y, sobretodo, multitud de calidades y precios.

Cámara sumergible

La principal diferencia, además de las ópticas, materiales, etc. está en la profundidad a la que la cámara puede trabajar con seguridad de no estropearse por la presión del agua.

2. Carcasa estanca: Si quieres usar tu cámara de fotos y ésta no es sumergible puedes conseguir una carcasa en la que no le entre absolutamente nada de agua y puedas manejar todos los controles.

Carcasa estanca

Como en el resto de productos, hay infinidad de calidades y de opciones. Desde las más baratas para aficionados que no se sumerjan a grandes profundidades, hasta las carcasas profesionales que soportan la presión del agua a muchos más metros de profundidad.

3. Equipo de iluminación: Debajo del agua la luz cobra una importancia igual o superior a la que tiene fuera de ella. Los rayos de luz van siendo absorbidos y se van dispersando a medida que la profundidad aumenta por lo que necesitaremos una fuente de luz externa.

Flashes sumergibles

La luz de los flashes también sufrirá esa absorción y dispersión por lo que las partes más lejanas de la escena tampoco se iluminarán.

4. Objetivos: Debido a las condiciones de luz que tenemos bajo el agua conviene utilizar la lente más luminosa que podamos.

Chica bajo el agua

Antes de utilizar todo el equipo conviene probarlo convenientemente, tanto la cámara como la carcasa y los flashes. Debemos acostumbrarnos a su uso, que será sensiblemente diferente al que le demos fuera del agua. Además, el medio acuático no nos permitirá entretenernos demasiado por lo que, cuanto más dominio del equipo y más acostumbrados estemos a manejarlo, mejores resultados podremos obtener.

Submarinista

Como norma general, las fotografías bajo el agua serán mejores cuanto más cerca estemos del sujeto. Esto es debido a la falta de luz y a que, cuanto más nos acerquemos, tendremos colores más vivos en las fotos. Recordemos que a partir de 10 metros de profundidad, aproximadamente, los colores se van perdiendo. El color rojo será el primero en desaparecer.

Anuncios